jueves, 19 de enero de 2012

CIEN HAIKU DE KYOSHI


Fragmento de "Cien Haiku de Kyoshi" escrito por Teiko Inahata, presidenta de la Sociedad Japonesa tradicional Haiku, presidenta de la revista Hototogisu y nieta de Takahama Kyoshi.
Traducido al inglés por Nagayama Aya.



Bienvenidos a “El Mundo de Kyoshi”. Takahama Kyoshi (1874-1959) es un gran poeta de haiku que brilló como el sol en la historia de la literatura haiku japonesa. La mejor forma de invitarles al mundo de Kyoshi es introducirles a alguno de sus más famosos  e interesantes haiku. Escribió más de doscientos mil haiku en su vida, así que seleccionar los mejores entre tan largo trabajo no ha sido tarea fácil. Los que aquí presento incluyen favoritos personales, algunos que han despertado la admiración de los lectores durante largo tiempo, y otros que revelan lo mejor de Kyoshi como poeta.
Espero que les entretengan y descubran vuestra propia idea sobre quién y qué es Kyoshi, y qué grande y fascinante es su mundo. Intentaré añadirlos en orden cronológico, pero habrá algunos que deberán estar fuera de éste.

                        Tooyama ni hi no ataritaru kareno kana
                      
                                 the sun shines
                                on the distant mountains:
                                withered field.

                                El sol brilla
                                en las lejanas montañas:
                               Campo marchito.           

                                                             (Tenía 26 años)

  Éste es uno de los haiku más famosos de Kyoshi. Las lejanas montañas vistas a través de un campo marchito, iluminadas por el brillo del sol de la tarde, considerando que en primer plano se encuentra el campo de invierno desolado y desolador. La escena se describe tan claramente que los lectores pueden visualizar  perfectamente lo que vio Kyoshi y superponer esa imagen en la memoria. La montaña iluminada por el sol al final del campo de invierno sombrío, puede dar esperanza y consuelo a nosotros, viajeros de la vida.

Shiki yuku ya ju-shichi nichi no getsumei ni

Shiki passed away---   
In serene light of the moon
Of the seventeenth night    

Shiki falleció                                            
en la serena luz de la luna
de la decimoséptima noche.

Kyoshi escribió este famoso haiku de luto y condolencias con motivo de la muerte de Shiki.
Shiki murió en la madrugada del 19 de septiembre de 1902. Tenía treinta y seis años de edad, y Kyoshi  veintiocho. Shiki fue un gran innovador del haiku y mentor de Kyoshi. Éste escribe en sus memorias acerca de esa noche: "salí al jardín alrededor de la medianoche. La hermosa luna estaba arriba en el cielo, por encima de los enrejados de calabaza. Mirándola, mi corazón estaba lleno de una emoción inefable". Poco después, la madre de Shiki lo llamó para decir que éste había fallecido. Kyoshi reflexionó que era como si el alma del difunto Shiki estuviera ascendiendo hacia el cielo. En ese momento, casi involuntariamente, el haiku surgió de sus labios. Este haiku, creado tan espontáneamente, sin embargo, es solemne y refinado, refleja el afecto y la  reverencia por Shiki.

Taikai no ushio wa aredo hideri kana

The water is deep
In the ocean;
Drought in the land

El agua es profunda
 en el océano;
 sequía en la tierra.
                                       (31 años)

La primera parte de este haiku nos ofrece la imagen de un océano vivamente azul, con una costa larga, salpicado por el sol. Pero en las últimas cinco sílabas en japonés, pasamos nuestros ojos a los campos y granjas que sufren de clima seco, con marchitamiento de plantas y cultivos. Cuando Kyoshi era un bebé, su padre decidió hacerse agricultor y se esforzó en trabajar la tierra cerca del mar. Sin embargo, después de siete años, tuvo que renunciar a su vida como agricultor. Kyoshi debe haber tenido en sus primeros recuerdos una imagen del duro trabajo de sus padres en la granja seca y estéril cerca del mar azul.

Kiri hitoha hiatari nagara ochinikeri

A paulownia leaf
is falling down with
Sunshine on it

Una hoja de paulonia
está cayendo con
la luz del sol sobre ella.

                                  (32 años)
Una hoja de paulonia grande está cayendo lentamente hacia la tierra. En medio, siete sílabas de este haiku en japonés, Kyoshi muestra cómo se desliza la hoja amplia, brillando con luz solar del otoño temprano, a la tierra. Como si capturamos en cámara lenta, la hoja que, iluminada por el sol, va haciendo espirales hacia abajo lentamente, y está extasiado. A continuación, en las últimas cinco sílabas japonesas, se hunde silenciosamente en la tierra.

 Koganemushi nageutsu yami no hukasa kana

Koganemushi
I hurled it against the night
How deep the darkness


Un escarabajo
arrojé contra la noche,
qué profundas las tinieblas.
                                               (34 años)


Lanzando un escarabajo japonés contra la oscuridad de la noche, Kyoshi se da cuenta de lo rica y densa que es la oscuridad . Él es golpeado por el  asombro: el escarabajo parece ser engullido por la profundidad cimentada de la noche, mientras, se queda mirando a la nada oscura que se extiende ante él.

Kono matsu no shita ni tatazumeba tsuyu no ware
 
Standing under
This pine tree
I am a drop of dew

Estando
bajo este pino
soy una gota de rocío.
                                   (43 años)

Kyoshi explica este haiku de la siguiente manera: "Cuando fui a mi tierra, visité Nishinoge, donde había pasado los primeros ocho años de mi vida. Mi vieja casa había desaparecido y sólo quedaba un pequeño templo en la orilla del río. En este templo se encontraba el viejo pino ". De pie bajo el pino, Kyoshi puede muy bien haber recordado a aquellos que, como sus padres, habían fallecido. Una sensación de fugacidad que se ha asentado profundamente en el corazón de Kyoshi, dejándole la sensación de que fue tan efímero como el rocío.


 Oh-yudachi kururashi Yuhu no kaki-kumori

Great showers are coming---
Mt.Yuhu has been covered
With dark clouds



Llegan grandes chubascos-
El monte Yuhu cubierto
con nubes oscuras.
                                       (55años)

A su regreso de Beppu, Kyoshi visitó la meseta Kijima a los pies de Mt.Yuhu. Aquí se encontró con  la montaña majestuosa, envuelta en nubes oscuras. El aire mismo era oscuro y pesado por la lluvia inminente.
Este haiku transmite una verdadera sensación de distancia. Kyoshi, que estaba sin duda de pie en la meseta de Kijima, bendecido con la mejor vista del Mt.Yuhu, señala la distancia entre él y la montaña, expresando su temor ante su grandeza.



Koubai no kou no kayoeru miki naran

Crimson must be running
Through the trunk of
This red plum tree

El carmesí debe estar corriendo
a través del tronco
de este rojo ciruelo.
                             (57 años)

Este haiku, lo siento así, es la dedicación de Kyoshi por el árbol de ciruela. El significado literal es "rojas flores del ciruelo están floreciendo. Una mirada de cerca al árbol muestra su tronco que parece teñido de rojo. Debe ser porque la savia roja recorre el árbol."  Pero lo que realmente quería decir es que sentía que el espíritu del árbol de ciruela roja estaba corriendo a través de su tronco.
Kyoshi se había criado con la creencia de que la naturaleza es sensible. Pensaba que es perfectamente natural que un árbol pueda sentir emociones, o expresar sentimientos. Su conexión con la naturaleza fue en parte instintiva, particularmente debido a su estudios en la infancia, y también debido a la influencia del teatro Noh, en el que estaba muy bien versado. No científicamente, pero a su manera poética, Kyoshi entendía los delicados mecanismos de todas las cosas naturales.


Tatoureba koma no hajikeru gotoku nari

Like two spinning tops
We burst away
At the slightest touch 

Como dos peonzas
nosotros salimos despedidos
al más ligero roce.
                                                             (69 años)

Kyoshi dedicó este haiku como homenaje a Kawahigashi Hekigotou, quien había fallecido el 1 de enero de 1937. En el prólogo de Kyoshi escribió que aunque él y Hekigotou habían sido buenos amigos, estaban en desacuerdo con frecuencia en más de un haiku. Como dos peonzas, los dos poetas se acercaban en la amistad, pero también se rechazaban fuertemente al chocar sus puntos de vista. Por lo tanto, Kyoshi eligió la palabra peonza para significar su relación en particular. Una  peonza es kigo del Día de Año Nuevo.
Fue una relación que duró muchos años. Los dos famosos poetas del haiku fueron compañeros en la escuela de Matsuyama. Fue Hekigotou quien presentó a Kyoshi a su mentor, Shiki. Después que Shiki murió, Hekigotou se hizo cargo de su puesto como haiku Senja (selector) para el periódico Nihon, mientras que Kyoshi se convirtió en editor en jefe de la revista mensual de haiku, Hototogisu. Ambos fueron poetas excepcionales y, aunque a menudo se enfrentaron en sus puntos de vista, su amistad continuó y floreció a lo largo de sus vidas.

Teki to yuu mono ima wa nashi aki no tuki

What we call enemies
There are now none;
Autumn moon

A los que llamamos enemigos
no hay ninguno ahora;
luna de otoño.                                   
                           ( 70 años)

Este es el haiku  que Kyoshi escribió sobre el día en que la II Guerra Mundial terminó. 

Kyoshi se había trasladado a Komoro, un pequeño pueblo de Shinshu, varios meses antes de que la Segunda Guerra Mundial hubiera terminado y se quedó allí hasta octubre de 1947. Hacía mucho frío y debió tener muchas dificultades para vivir en una pequeña ciudad de provincias, pero amaba las características naturales y espirituales de Shinshu. El tiempo en Komoro en la vida de Kyoshi se llama el "Komoro-Era", cuando fueron creados muchos haiku destacados.
Después de que Kyoshi escuchó la proclamación del Emperador del final de la guerra el 15 de agosto de 1945, escribió este haiku en Komoro a petición del periódico Asahi. No hay ninguna expresión de tristeza, lamento o pena. Su creencia fue mucho más allá de esas emociones. Cuando se le preguntó a Kyoshi qué tipo de influencia había tenido la guerra en el haiku, y cómo podría cambiar a partir de entonces el haiku, él respondió: "Por lo que al haiku se refiere, no hay ningún cambio en absoluto. Vamos a seguir el mismo camino"

Hatsu-chou ku naniiro to tou ki to kotau

A first butterfly flying;
What color, someone asks ---
Yellow, I answer ---

La primera mariposa volando.
¿De qué color? Pregunta alguien-
Amarillo, respondo.
                         (73 años)

Este haiku fue escrito en Komoro en marzo. Nos alegramos cada vez que vemos la primera mariposa, ya que es el símbolo de la primavera que viene. En un  lugar montañoso como Komoro, donde la primavera llega más tarde, es fácil imaginar la alegría de Kyoshi y sus invitados cuando ven la primera mariposa volando en la suave brisa a través de su jardín.

Chichi o kou kokoro koharu no hi ni nitaru

My heart longing for my father is
Something like the warmth of
"Little Spring" in early winter

Mi corazón anhelando a mi padre
algo como la calidez de una pequeña fuente
a principios de invierno.

                                       
La traducción literal de "Koharu" es "una pequeña fuente," lo que significa un día cálido y soleado de primavera en el temprano invierno. Este haiku fue escrito en el breve recorrido que hizo a Kyoshi para visitar un lugar donde su padre  había estado
una vez. En un día cálido y soleado de invierno, está pensando en su querido padre, comparando su amor a la paz solitaria del calor del sol. Esta metáfora única ha dado la inmortalidad a este haiku.

 Este es el haiku que, creo, muestra muy bien el mundo de Kyoshi:

Kumo ni are ami o kakeneba naranu-kana

Born as a spider
No choice but to spin
His spider web

nacida como araña
no queda más remedio que tejer
su teleraña.
                             (82 años)


Kyoshi había estado barriendo su jardín y deshaciéndose de las telarañas. Cuando más tarde volvió al jardín, sin embargo, se encontró con que otra nueva tela de araña había sido creada.  Por un segundo se molestó, pero al instante siguiente reconoció que se trataba simplemente de un comportamiento natural de la araña.
Kyoshi se ve reflejado en la araña. Él mismo tiene que seguir creando haiku mientras vive. Ésta es la vida. Se nos dice más: los seres humanos están condenados a subsistir con muchos otros animales y plantas, al igual que una araña está condenada a subsistir con los insectos que atrapa en su red. Tenemos que recordar, sin embargo, que las arañas no son codiciosas. No quieren más de lo que realmente necesitan para vivir, ni una araña hace más de una tela de araña a la vez. No siempre podemos evitar los males y la maldad en la vida, pero Kyoshi tiene una visión positiva de la vida humana. La filosofía de Kyoshi: haiku es la poesía para contar todo sobre la naturaleza, del mismo modo que lo hacemos de pájaros y flores. 

10 comentarios:

  1. Me toca el corazón! Juan Luis Morilla

    ResponderEliminar
  2. Un buen haiku es aquel que nos llega al corazón y los del maestro Kyoshi lo son.

    Muchas gracias por tu visita Juan Luis.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    ¿Me podrias decir donde puedo conseguir el libro en castellano?
    Mi corazon tocado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento pero el libro sólo está en inglés, traducido desde el japonés original. Si lo desea, puedes conseguir la versión inglesa en Amazon.es.

      Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. Ohh,vaya!!!!es que ma ha gustado mucho el fragmento que has puesto...¿me podrias recomendar algun libro similar?Las traducciones,¿las has hecho tu?
      Muchas gracias...Un saludo.

      Eliminar
    3. Hola.
      Perdona la tardanza en responder pero no había leído este comentario.

      Gracias por tus palabras. Me alegra que te guste este fragmento, Es un libro muy interesante y poco a poco iré publicando más haikus de este autor.
      En cuanto a recomendarte algún libro, pues en el blog tengo una lista con los libros más representativos del haiku en castellano y alguno en inglés.
      Si te refieres a autores japoneses, pues muchos están traducidos sólo al inglés, si me dices alguno en concreto te puedo recomendar alguno.
      Las traducciones las hago yo, por eso siempre cito las fuentes ya que así se pueden corregir posibles fallos.

      Un saludo.

      Eliminar
    4. Muchas gracias Leticia!!!!

      Eliminar
  4. ¿Que compuso doscientos mil haikus? Creo que hay un error, deben ser doscientos...

    ResponderEliminar
  5. ¿Que compuso doscientos mil haikus? Creo que hay un error, deben ser doscientos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay ningún error. Takahama Kyoshi escribió más de doscientos mil haiku a lo largo de su vida, infinidad de instantes plasmados en 17 sílabas.

      Gracias por su visita.

      Eliminar